• 91 790 97 32

Los beneficios de consumir alimentos naturales y fermentados durante el confinamiento

alimentacion-confinamiento-portada

Miércoles, 2 diciembre, 2020

Masters Universitarios

Laura Vivas Redactora de CUNIMAD

La historia de este año la conocemos todos: descubrimos una pandemia que, además de la terrible cifra de fallecimientos que ha generado, alteró completamente nuestras vidas. En marzo tuvimos que someternos a un confinamiento obligatorio y total que duró más de 3 meses, y aún seguimos aprendiendo a gestionar las consecuencias directas e indirectas de esa situación.

Una de ellas ha sido la respuesta de nuestro cuerpo a esos meses en los que estuvimos confinados. Fue un tiempo de poca o casi nula actividad física y, en muchos casos, diferente ritmo y manera de alimentarnos. Por ese motivo, hoy queremos hablarte de las ventajas de consumir alimentos naturales y fermentados durante un periodo de confinamiento.

Sobre alimentarse bien

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda consumir diariamente frutas y verduras por distintos motivos:

  • Son muy importantes para conseguir una nutrición adecuada.
  • Se ha demostrado que reducen el riesgo de mortalidad por enfermedad.
  • Tienen, en general, baja densidad calórica.
  • Son ricas en vitaminas, minerales y sustancias bioactivas (compuestos fenólicos, azufrados, terpenoides y más), que ejercen un papel muy importante en la salud (prevención de ECV, antinflamatorio, antitumoral, resistencia al stress oxidativo, etc.).

alimntacion-confinamiento2

En cuanto a los alimentos fermentados, pasan por un proceso en el que se transforman y conservan a través de una degradación biológica controlada. El profesor Raúl Gómez Chamizo, docente del Grado en Nutrición Humana y Dietética de CUNIMAD, explica que los fermentados aportan una serie de nutrientes y un tipo de microorganismos llamados probióticos. Algunos de los fermentados más conocidos son el yogur, el chucrut, el kéfir y el té kombucha.

“Los fermentados son una opción muy saludable para regenerar la flora microbiana. Se ha demostrado que estos alimentos tienen un efecto saludable a nivel digestivo, inmunológico, dermatológico y psicológico”, explica Chamizo. Se trata de productos que pueden consumirse a diario ya que su aporte energético no es elevado y otorgan beneficios como una absorción más efectiva de los nutrientes, mejora en las digestiones y activación del sistema inmunológico.

En cuanto a los alimentos naturales, son aquellos mínimamente procesados como la leche, el pescado o las frutas y verduras. Lo ideal, en estos casos, sería consumirlos lo menos procesados posible.

La alimentación en periodo de confinamiento

Una vez señalados los puntos generales, hablamos de dietas en un periodo tan singular como el que hemos vivido esta primavera (y que en algunas zonas concretas del país se ha repetido recientemente).

Es cierto que cada cuerpo es distinto, y para establecer un régimen hay que tomar en cuenta diferentes factores que aporten los valores nutricionales necesarios para conseguir una salud óptima.

alimentacion-confinamiento1

No obstante, “en momentos de baja actividad física no es muy adecuado incorporar grandes cantidades de alimentos muy energéticos, tipo frutos secos, aceites y grasas, leguminosas o tubérculos. En pequeñas cantidades no habría inconveniente, todo en su justa medida de acuerdo con la actividad física y metabólica de cada persona”, explica el profesor de CUNIMAD.

Estos alimentos se pueden sustituir por otros de bajo contenido energético y ricos en vitaminas y minerales. Algunos de ellos son las verduras y otros productos hortícolas (zanahoria, tomate, cebolla…), frutas con bajo índice glucémico (ciruelas, peras, manzanas…), y proteínas de alta calidad (huevos, yogur, pescados, carne magra, etc.).

Una particularidad de esta situación es que disminuye el consumo de vitamina D al estar menos expuestos a la luz solar, la cual aporta grandes beneficios al sistema inmunológico. Por este motivo es recomendable comer alimentos que contengan esta vitamina liposoluble, como la yema de huevo, los lácteos, los mariscos y los pescados grasos como sardina, caballa o salmón. En el caso de decidir consumir vitamina D en formato suplemento, la mejor opción es la D3 combinada con la vitamina K2.

Si tomar una dieta equilibrada siempre ha sido importante, hoy más que nunca es necesario tener una alimentación adecuada que nos aporte lo que nuestro cuerpo requiere. Es la mejor forma de compensar las alteraciones que un año tan excepcional como este ha acarreado a nuestro organismo.

 

Titulación relacionada:

 Grado en Nutrición Humana y Dietética