• Metodología CUNIMAD
  • 91 790 97 32

Vuelta a la rutina, ¿cómo combatir las lesiones tras retomar el ejercicio físico?

Metodología CUNIMAD

Martes, 17 octubre, 2017

Fisioterapia

Joel Puente Colaborador del área de nutrición de CUNIMAD

Ahora que llevamos un mes de la vuelta de vacaciones y comenzamos de nuevo los entrenamientos diarios como rutina de ejercicio y salud, algunas personas se encuentran con molestias, dolores o incluso lesiones que no habían sufrido antes.

Esto, que a priori parece normal en gran medida, no debería serlo si llevamos a cabo una serie de pautas básicas como: una buena planificación y periodización del entrenamiento, una correcta progresión en los ejercicios y programas que llevemos a cabo y un adecuado calentamiento y vuelta a la calma en cada sesión que realicemos.

Esto normalmente no ocurre, pues sin mala intención tratamos de volver a la rutina e igualar el nivel previo al período vacacional lo antes posible, precipitadamente y de manera poco programada, lo que se traduce en lesiones por sobrecarga o sobreentrenamiento debido al rápido incremento de ejercicio de una semana a otra sin una adaptación fisiológica previa.

Las lesiones más comunes son musculares (únicamente relacionadas con la actividad y anatomía muscular), músculo-tendinosas (en la que se ven envueltos músculo y tendón) y osteo-tendinosas (en las que el tendón y el hueso son los principales afectados). Estas lesiones vienen provocadas en su mayoría por “sobrecargas” musculares, “inestabilidades” articulares y/o “descompensaciones” musculo-esqueléticas.

Tratamiento fisioterapéutico de lesiones

En la actualidad, la tendencia deportiva ha dado lugar a que se produzcan lesiones musculares comunes en los deportistas que practican running.

En este sentido, el síndrome de la cintilla iliotibial es uno de los más frecuentes y surge por un exceso de fricción del Tensor de la Fascia Lata (TFL) en su zona distal con el cóndilo femoral externo.

Esta patología, conocida también como la “rodilla del corredor”, puede tratarse mediante fisioterapia con un entrenamiento del control motor de la musculatura. Además de tratar los dolores a través de masajes con el fin de relajar la zona.

Otra de las patologías comunes, sobre todo en carrera, es la de la inflamación de la capa externa del hueso de la tibia, es decir, del periostio, conocida como periostitis tibial.

Desde un punto de vista fisioterapéutico, se recomienda que se hagan estiramientos, progresivos y lentos, y masajear la zona.

La buena planificación y progresión de los ejercicios, previo calentamiento, es fundamental para evitar estas lesiones, que se pueden producir en cualquier momento, siendo más habituales tras la vuelta a la rutina, después del verano.

Titulación relacionada: